En avión a Brasil

En avión a Brasil

 

Podríamos considerar que hay dos grandes grupos de turistas que van a Brasil: los que van en auto y los que van en avión. Esta nota se centra en este último grupo. Hace algunos años el viaje en avión era algo casi excepcional para la mayoría de la gente. Conforme los tiempos cambian el tema del viaje presenta nuevas aristas y hoy el avión es una alternativa que no está muy lejos de una parte del turismo que antaño no consideraba la vía aérea ni remotamente como parte de su programa de vacaciones.

Las consideraciones económicas que podemos traer a cuenta son: el avión suele ser más caro que el viaje en el auto o vehículo propio. Pero como suele suceder, cada caso es un mundo aparte. Pensemos por ejemplo en las parejas que no tienen hijos y que son sólo 2 viajeros. Con el aumento constante de los combustibles, trasladarse por ejemplo la distancia de Buenos Aires hasta Bombinhas hay unos 1800 km contando solamente el trayecto ida (o el de vuelta que sería lo mismo, pero nos referimos a un sólo tramo). A Florianópolis, un poquito menos, unos 1750 km el trayecto Buenos Aires – Floripa. O desde Bahía Blanca hasta Bombinhas por ejemplo, supone más de 2400 km de trayecto tan sólo para la ida. Redondearemos números a fin de ganar claridad: 4800 km la ida y vuelta. Dependiendo del auto que se tenga, en algunos casos no rinden mucho más que algo cercano a los 10 litros cada 100 km. Si este es el caso precisamos solo para ir y venir unos 420 litros.

 

Hoy la nafta súper (no la más cara sino la más económica, nada de Premium) ronda USD 1 dólar aproximadamente, dependiendo claro está, de la marca de la estación de servicio y de su ubicación geográfica. Tenemos unos USD 420 dólares de nafta pero a eso hay que sumarle otros costos: en general para hacer los 2400 km y la aduana se necesitan 2 días de viaje. Y desde luego somos humanos, así que algo hay que comer, y también dormir. Vamos sumando 2 hoteles de camino, 3 comidas a la ida, 3 comidas a la vuelta, peajes. No abundaremos en estos costos ya que de todas formas el precio que pongamos en el post va a quedar pronto desactualizado.

Pero el concepto va quedando claro: Si vamos en auto precisamos 2 días de viaje para la ida y otro tanto para la vuelta, 2 noches de alojamiento de camino y las comidas. A eso sumamos combustible y peajes. Esto nos lleva a que si bien puede que el auto sea un poco más económico que el avión, cuando son 1 o 2 pasajeros la diferencia no termina siendo tanta. Además no invertiremos 4 días de nuestras vacaciones en ir y venir. El tiempo de vuelo es de redondeando 2 horas (no contamos la llegada al aeropuerto y tiempo de antelación sino solo el vuelo neto).

La situación cambia cuando somos un familión: ahí bueno, sacar pasajes para 5 o 6, pobre el que ponga la tarjeta 😉 pero en definitiva, ir en avión puede ser una buena manera de usar mejor el tiempo y no necesariamente implica destrozar el presupuesto, en especial cuando los que viajan son pocos.

Talvez le guste...

Posts populares

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *